Dunhuang






敦煌
En la punta noroeste de la provincia de Gansu se encuentra Dunhuang, un oasis en el desierto que fue de especial importancia como parada estratégica a lo largo de la Ruta de la Seda. Hoy en día, este mágico lugar conserva su singularidad y carácter único en China. Cargado de historia, rodeado de majestuosas dunas de arena, y antiguo punto de encuentro entre oriente y occidente. Dunhuang debe estar en el itinerario de cada visitante.

Dunhuang primero saltó a la fama como una ciudad de abastecimiento bajo la dinastía Han con el emperador Wu. Durante siglos fue una base importante para los comerciantes de Asia Central que llegaban a intercambiar mercancías con los comerciantes chinos. También fue un punto clave de diseminación del budismo en China. A través de los siglos, fue conquistada por diferentes grupos étnicos, entre ellos los Tuoba, Uigures, Tibetanos y Mongoles.

Los aspectos más destacados indiscutibles de Dunhuang son las imprescindibles Grutas de Mogao. A diferencia del arte budista encontrada en Longmen o Yungang, Mogao contiene más pinturas que esculturas y fue construido en un período de tiempo más extenso. Cerca de allí encontramos un fenómeno único en el mundo en el Canto de las Dunas y el Oasis de la Media Luna, creando el perfecto ambiente para todo viajero.

Dunhuang acoge un animado mercado nocturno que parece apoderarse de la ciudad, con sus calles repletas de puestos al aire libre, cafeterías, mercado de frutas y artesanías.

Buscar un Tour
Destinos



Categorías



Duración del circuito

hacia días


Contáctenos
Formulario de reserva de tickets